Si Fuiste bendecido por este sitio por favor dale clic a "Me gusta"

sábado, 2 de mayo de 2015

EL CAMINO DEL PASTOR. Lección 57


DISCIPULADO. Lección 36. El cristiano y su hogar.

En la lección anterior has visto cómo la madurez cristiana está identificada con el equilibrio en la vida. Es decir, que tu crecimiento debe ser equilibrado en todo tu ser espíritu, alma y cuerpo, dando la debida atención a tu vida espiritual, pero sin descuidar tu familia y tus responsabilidades en cuanto al estudio, trabajo y relaciones sociales y ciudadanas.
Avanzando hacia la madurez cristiana, consideraremos en ésta y las dos lecciones siguientes, la enseñanza bíblica en cuanto al hogar, la iglesia y el mundo, como tres círculos progresivos de nuestra responsabilidad cristiana.
Ora primero, dispuesto a hacer la voluntad de Dios, en la medida en que vas descubriéndola en su Palabra.
A. LA ENSEÑANZA BÍBLICA SOBRE EL HOGAR
1. Los propósitos de Dios para el hogar
Los propósitos de Dios para el hogar están íntimamente ligados a sus propósitos por los cuales creó al ser humano. Anota esos propósitos según la Biblia:
a. Isaías 43:7:
todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.
b. Génesis 1:26:
Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
c. Génesis 2:18.
Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
¿Cuáles fueron los dos propósitos por los cuales creó a la mujer, y con ello el matrimonio?
d. Efesios 5:31-32:
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.
(Efesios 5:32)  Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
(Efesios 5:33)  Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.
Reuniendo la enseñanza de estos textos, vemos que Dios creó al hombre para gloria suya, y para administrar todo lo que había creado. Para ello le da una ayuda idónea, con quien debe tener una relación tal, que sea expresión de la relación entre las tres personas de la Trinidad: unidad y complementación; y que refleje la relación entre Dios mismo y su criatura: amor y sujeción. El hogar debe servir así como ambiente apropiado para los hijos, quienes nacen con los mismos propósitos eternos.
Por todo ello, el hogar debe ser un lugar donde el amor se manifieste en unidad, compañerismo y complementación, que permita el desarrollo armonioso de la personalidad.
2. El matrimonio, base del hogar
Malaquías 2:14.
Claman: «¿Por qué el SEÑOR no acepta mi adoración?». ¡Les diré por qué! Porque el SEÑOR fue testigo de los votos que tú y tu esposa hicieron cuando eran jóvenes. Pero tú le has sido infiel, aunque ella siguió siendo tu compañera fiel, la esposa con la que hiciste tus votos matrimoniales.  (NTV)
A la luz de este texto, ¿qué es el matrimonio?:
El hogar debe estar basado en el matrimonio como un pacto espiritual entre un hombre y una mujer y ante Dios. No hay otra forma lícita según Dios, y por lo tanto no hay otra forma que cuente con la bendición de Dios.
3. El secreto de un hogar feliz
a. Salmo 127:1:Si el SEÑOR no construye la casa, el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo. Si el SEÑOR no protege la ciudad, protegerla con guardias no sirve para nada. (NTV)
b. Juan 15:5:
Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. (NTV)
c. Filipenses 4:13:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Aunque hay principios bíblicos específicos para el hogar, el secreto de un hogar feliz descansa sobre el principio general de que el Señor Jesucristo esté presente en él. Esto es posible cuando cada miembro es un hijo de Dios y mantiene una relación personal de comunión con El. Más aún si vive lleno del Espíritu Santo, mostrando el fruto del Espíritu en su vida (Gálatas 5:22-23). Implica honrarle en un tiempo devocional unido como familia.
B. LAS RELACIONES ENTRE LOS ESPOSOS
Siendo el matrimonio la base del hogar, la relación entre los esposos es fundamental para un hogar que dé gloria a Dios, cumpla sus propósitos y al mismo tiempo dé felicidad a sus miembros.
1. Los principios de relación entre esposos
a. Efesios 5:22-24.
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.  
¿Qué debe hacer la esposa?
Estar Sujeta a su marido
b. Efesios 5:25-29.
Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 
para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.
Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia
¿Qué debe hacer el esposo?

Amar a su mujer, sustentarla y cuidarla.
c. Efesios 5:31.
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 
Entendiendo que el principio es válido para los dos cónyuges, ¿qué deben hacer esposo y esposa?
Dejar de vivir con su Padre y a su madre y construir un nuevo hogar
d. ¿Por qué debe sujetarse la esposa al esposo? 
Efesios 5:23:

porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 
1 Pedro 3:1-2:
De la misma manera, ustedes esposas, tienen que aceptar la autoridad de sus esposos. Entonces, aun cuando alguno de ellos se niegue a obedecer la Buena Noticia, la vida recta de ustedes les hablará sin palabras. Ellos serán ganados al observar la vida pura y la conducta respetuosa de ustedes. (NTV)
e. ¿Por qué debe amar el esposo a la esposa?
Efesios 5:28-29
De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo. Nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida tal como Cristo lo hace por la iglesia. (NTV) 
1 Pedro 3:7:
De la misma manera, ustedes maridos, tienen que honrar a sus esposas. Cada uno viva con su esposa y trátela con entendimiento. Ella podrá ser más débil, pero participa por igual del regalo de la nueva vida que Dios les ha dado. Trátala como es debido, para que nada estorbe tus oraciones. 
f. ¿Cómo debe ser la sujeción de la esposa al esposo?
Efesios 5:22.
Para las esposas, eso significa: sométase cada una a su marido como al Señor,
g. ¿Cómo debe amar el esposo a la esposa?
Efesios 5:25,28. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.  Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.
h. ¿Cómo debe tratar el esposo a la esposa?
Colosenses 3:19:
Maridos, ame cada uno a su esposa y nunca la trate con aspereza.
2. La comunicación en el matrimonio
El matrimonio es una relación donde el amor debe manifestarse en unidad, compañerismo y complementación. Por ello es tan importante la comunicación entre los esposos. Marido y mujer son "una sola carne", esto significa que los dos son como una sola persona. Por lo tanto la comunicación debe ser fluida, sin secretos entre ambos, y menos aún engaños o "medias verdades" (que son realmente mentiras). El engaño destruye la confianza y la unidad del matrimonio.
La comunicación es un arte que se perfecciona en la práctica, y más cuando se practica con conciencia de la presencia de Dios por su Espíritu Santo.
3. El sexo en el matrimonio

En Génesis 1:31, ¿cómo calificó Dios todo lo que había creado?
Lo calificó como Bueno.
La sexualidad y la relación sexual han sido dados por Dios al ser humano como parte de su creación, y por lo tanto no pueden ser malos ni pecaminosos en sí. Es la perversión del sexo lo que constituye pecado, denunciado duramente por Dios como contrario a la santidad. El sexo pecaminoso rebaja al ser humano y termina esclavizándolo. Esto incluye toda forma de sexo antinatural.
a. Hebreos 13:4. ¿Cómo considera Dios el matrimonio y la relación sexual dentro de él?
Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.  (NTV)
b. 1 Corintios 7:3. ¿Cómo considera la Palabra la relación sexual entre los esposos?
El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa, y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido.  (NTV)
c. 1 Corintios 7:4-5. ¿Qué consejo da Pablo en cuanto a abstinencia sexual entre cónyuges?
La esposa le da la autoridad sobre su cuerpo a su marido, y el esposo le da la autoridad sobre su cuerpo a su esposa. No se priven el uno al otro de tener relaciones sexuales, a menos que los dos estén de acuerdo en abstenerse de la intimidad sexual por un tiempo limitado para entregarse más de lleno a la oración. Después deberán volverse a juntar, a fin de que Satanás no pueda tentarlos por la falta de control propio.  (NTV)
C. LA RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES EN EL HOGAR
Los padres asumen una gran responsabilidad ante Dios y ante sus propios hijos al traerlos al mundo. Descubre algunas enseñanzas de la Palabra de Dios con relación a esta responsabilidad:
1. Responsabilidad espiritual
a. Deuteronomio 6:6-7:Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego.  Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.  (NTV)

b. Proverbios 22:6:
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.
c. Efesios 6:4:
Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor.  (NTV)
2. Responsabilidad moral
a. Proverbios 19:18:
Disciplina a tus hijos mientras haya esperanza; de lo contrario, arruinarás sus vidas.  (NTV)
b. Colosenses 3:21:
Padres, no exasperen a sus hijos, para que no se desanimen.  (NTV)
c. 1 Timoteo 5:8:
Pero los que se niegan a cuidar de sus familiares, especialmente los de su propia casa, han negado la fe verdadera y son peores que los incrédulos.  (NTV)
d. Tito 2:6-7:
Del mismo modo, anima a los hombres jóvenes a vivir sabiamente.  (Tito 2:6 NTV)
e. Hebreos 12:6-8. ¿Qué debe mover a un padre a disciplinar a sus hijos?
Pues el SEÑOR disciplina a los que ama y castiga a todo el que recibe como hijo». 
Al soportar esta disciplina divina, recuerden que Dios los trata como a sus propios hijos. ¿Acaso alguien oyó hablar de un hijo que nunca fue disciplinado por su padre? Si Dios no los disciplina a ustedes como lo hace con todos sus hijos, quiere decir que ustedes no son verdaderamente sus hijos, sino ilegítimos.  (NTV)
D. LA RESPONSABILIDAD DE LOS HIJOS EN EL HOGAR
Los hijos deben la vida a sus padres, vida que han recibido con un potencial tremendo, pues se proyecta a la eternidad en el cumplimiento de los propósitos divinos. Por ello tienen responsabilidades muy definidas para con ellos, que deben cumplir con gozo y gratitud, a pesar de las limitaciones, defectos y errores que pudieran tener sus padres.
1. Amor y sujeción a los padres
a. Proverbios 6:20-24:
Hijo mío, obedece los mandatos de tu padre, y no descuides la instrucción de tu madre. 
Guarda siempre sus palabras en tu corazón; átalas alrededor de tu cuello.
Cuando camines, su consejo te guiará. Cuando duermas, te protegerá. Cuando despiertes, te orientará.  Pues su mandato es una lámpara y su instrucción es una luz; su disciplina correctiva es el camino que lleva a la vida. Te protegerán de la mujer inmoral, de la lengua suave de la mujer promiscua.  (NTV)
b. Proverbios 13:1:
El hijo sabio acepta la disciplina de sus padres; el burlón se niega a escuchar la corrección.  (NTV)
c. Efesios 6:1:
Hijos, obedezcan a sus padres porque ustedes pertenecen al Señor, pues esto es lo correcto.  (NTV)
d. Éxodo 20:12; Efesios 6:2-3:
»Honra a tu padre y a tu madre. Entonces tendrás una vida larga y plena en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.  (Éxodo 20:12 NTV)
«Honra a tu padre y a tu madre». Ése es el primer mandamiento que contiene una promesa:  si honras a tu padre y a tu madre, «te irá bien y tendrás una larga vida en la tierra».  (Efesios 6:2-3 NTV)
2. Responsabilidad moral
1 Timoteo 5:4:
Pero, si ella tiene hijos o nietos, la primera responsabilidad de ellos es poner en práctica la sumisión a Dios en su hogar y retribuir a sus padres al cuidarlos. Esto es algo que le agrada a Dios.  (NTV)
b. 1 Timoteo 5:8:
Pero los que se niegan a cuidar de sus familiares, especialmente los de su propia casa, han negado la fe verdadera y son peores que los incrédulos.  (1 Timoteo 5:8 NTV)
c. 1 Timoteo 5:16:
Si una mujer creyente tiene parientes que son viudas, debe cuidar de ellas y no darle a la iglesia la responsabilidad. Entonces, la iglesia podrá atender a las viudas que están realmente solas.  (NTV)

Tus relaciones familiares, y si eres casado o casada las matrimoniales, son un indicio mucho más exacto y verídico que cualquier otro del trecho avanzado en tu camino hacia la madurez cristiana. Puedes engañar consciente o inconscientemente al Pastor, a la congregación, a vecinos y compañeros de trabajo; pero no a aquéllos con quienes convives diariamente; y menos a tu cónyuge, si lo tienes.
Por eso, analiza tu vida familiar a la luz de lo que hemos visto en esta lección; ora pidiendo la ayuda de Dios; pon en función tu fe y tu voluntad para corregir lo que haya que corregir, y desde ahora da gracias a Dios y ¡alábale por la victoria en Cristo Jesús!
Lea el siguiente versículo:
"Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante."

Efesios 5:1-2

0 comentarios:

Si Fuiste bendecido por este sitio por favor dale clic a "Me gusta"