Si Fuiste bendecido por este sitio por favor dale clic a "Me gusta"

lunes, 1 de junio de 2015

El tiempo final.

PROFECÍA SOBRE EL TIEMPO FINAL:

(Mateo 24:10) Esta son algunas cosas que pasarán y ya comenzaron a pasar. Lea todo el capítulo 24 de S. Mateo.
Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

(Mateo 24:11)
Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

(Mateo 24:12) El mal va a aumentar, algunos se dejarán llevar por la corriente de este mundo y no servirán a Dios ni participarán del avivamiento final.
y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

(Mateo 24:13)
Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

(Mateo 24:14) Este es el avivamiento espiritual del que participará todo aquel que lo desee de todo corazón y se haya mantenido firme en muchas pruebas permitidas por Dios para santificarlos y fortalecerlos.
Y será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

(Marcos 13:10)
Y es necesario que el evangelio sea predicado antes (de que venga Jesús) a todas las naciones.

El Evangelio del Reino de Dios se irá predicando cada vez más y cada vez más aumentarán los milagros y las demostraciones del Poder del Espíritu Santo, esto servirá para que se conviertan a Cristo muchas personas antes del fin, también Dios permitirá que se les predique a Presidentes de naciones y “Reyes” pero no todos aceptarán el Evangelio, algunos serán como Herodes que escuchaba a Juan Bautista con agrado pero no se convirtió, Marcos 6:20, pero otros sí se convertirán a Cristo, y recibirán el mensaje del amor de Jesús.
Los creyentes revestidos de poder del Espíritu Santo serán como
Esteban que era lleno de gracia y de poder y hacía entre el pueblo, (o en el pueblo) grandes milagros (Hechos 6:8) y todos los días se predicará el Evangelio en todas partes. (Hechos 5:42).
Reuniones de oración se abrirán en todas partes del mundo y el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará. Habrá muchos que enseñen la justicia a las multitudes de personas sedientas de Dios, y Jesús dirá: “el que tiene sed venga a mí y beba” y “yo le daré gratuitamente el agua de la vida”.
Muchas personas de religiones tradicionales deberán tomar decisiones y muchos no sabrán que camino tomar, si seguir “como siempre” o entregarse completamente en las manos de Dios y ser llenos del Espíritu Santo.
Muchos se involucrarán en discusiones teológicas que no llevarán a nada, otros se “unirán por alianzas humanas” religiosas, pero serán solo tratados o papeles firmados, pero la unidad solo puede ser en Cristo, al tenerlo a El y a su Espíritu Santo experimentando el Nuevo nacimiento. S.Juan 3:1-17.
Los verdaderos cristianos se reconocerán y unirán, pero recibirán rechazos de sus religiones tradicionales que no reconocerán a los hombres que Dios está levantando de todas partes. Muchos “sin letras y del vulgo” (Hechos 4:13) como fueron Pedro y Juan serán utilizados por Dios pero rechazados por los “Ministros Religiosos tradicionales”, habrá entre ellos discípulos de Jesús, pero de una manera secreta, porque amarán más la gloria de los hombres que la de Dios.
El énfasis debe ser sobre El evangelismo, predicando el Evangelio del Reino de Dios con demostraciones poderosas del poder del Espíritu Santo y el pueblo de Dios descubrirá el “Cristo en mí” (que Cristo vive literalmente en cada Cristiano) por lo cual cada uno puede hacer obras mayores que las que hizo Jesús en la tierra porque Cristo las hará a través de ellos.
Los creyentes serán discípulados de una manera concisa, concreta y práctica, se orará por ellos para que sean llenos del Espíritu Santo y serán enviados a su entorno (o a donde Dios los lleve) para enseñar a otros, la salvación, sanidad, Llenamiento del Espíritu Santo, expulsión de demonios y las doctrinas básicas del Evangelio llevándolas a la práctica.
Ellos mismos serán el mensaje, serán luces que resplandecerán en la gran oscuridad y salvarán a muchos, mientras muchos otros se sumergirán en las más densas tinieblas de pecados y vicios. El tiempo en que estamos entrando será como los días de Lot y de Noé donde reinaba la maldad y vicios “contra naturaleza”, pero muchos serán salvos, emblanquecidos y purificados y pasarán a ser parte del “Ejército” de Dios del tiempo final.
Habrá naciones más bendecidas que otras y unas responderán más al mensaje de Dios que otras. Habrá grandes victorias para los hijos de Dios y también reveses, pero habrá una iglesia que no será pasiva sino que conquistará con las armas del amor y el poder del Espíritu Santo a muchas personas de todas las naciones.
En todas las naciones habrá personas que aceptarán el mensaje y otras no y será como el Señor dijo se pondrán unos contra otros en la misma familia y también cuando el venga “el uno será tomado y el otro dejado”. Habrá una “iglesia” del tiempo final que será guerrera, adoradora de su Dios, sufrida, valiente, que predicará, ayunará y orará constantemente y además buscará la guía del Espíritu Santo y demostrará el poder de Dios.
La iglesia del Señor ganará terreno para el Reino de Dios en las naciones y al descubrir o darse cuanta de su autoridad concedida por Dios vencerá de muchas maneras a las huestes de maldad del reino de satanás y millones de endemoniados serán liberados y muchos de ellos serán luego parte del ejército de Dios, y de sus embajadores-hijos, 2 Corintios 5:20 y guerreros del tiempo final.
Será una época de grandes conflictos y confusiones teológicas y se levantarán muchos “falsos siervos de Dios” y los “más peligrosos” serán los que parecen buenos: 2 Corintios 11: 13-15; (o son “ buenos engañados”) que no predicarán el verdadero evangelio del arrepentimiento y cambio de vida, no tendrán el poder del Espíritu Santo aunque imitarán sus frutos y eso confundirá a muchos y si fuere posible aún a los escogidos por Dios, pero estos (los de Dios) no permanecerán por mucho tiempo en el error porque Dios los ayudará por medio de su Espíritu Santo a conocer la verdad como lo hizo con San Pablo.
La iglesia en este tiempo final avanzará contra toda oposición satánica de pecado y confusión y cuando digo “iglesia” no me refiero a una religión en particular sino a los que nacieron de nuevo del Espíritu Santo, fueron regenerados y lavados por “la sangre del cordero”.
Se recogerá una gran cosecha en estos “postreros días” como dijo el profeta Joel, Hechos 2:4; 2:16-21; y será con grandes milagros y la obra de niños, ancianos, jóvenes, mujeres y hombres que vengan de muy diferentes estratos sociales, naciones, color de piel, costumbres etc, etc.
Será una época de contradicciones, oposiciones y conflictos especialmente porque el Reino de Dios invadirá el reino de las tinieblas y se instalará en los corazones de los que deseen hacer la voluntad de Dios.
Será la ora de “repartir el botín” del hombre fuerte (el diablo) que fue atado y vencido por Jesús. Los del pueblo de Dio solo podrán ser derrotados parcialmente si el diablo los lleva al pecado o fuera del propósito o área del servicio que Dios le dió. Cada uno deberá saber su lugar en el cuerpo de Cristo y su lugar de combate en el tiempo final.
Cristo camina y hay que estar atentos a seguirlo siempre, El no está en el mismo lugar para todos y cada uno debe seguirlo a donde El va (para uno mismo) y seguirlo.
Recuerden esto pueblo de Dios: Los Pastores deberán “ser Pastores” (seguir siéndolo) porque para eso fueron llamados por Dios y los políticos cristianos serán políticos cristianos, los cuales serán instruidos y aconsejados (a la manera que hacía Daniel con los reyes) por los siervos o Pastores de Dios.
Dios le dice a sus siervos que no se confundan en estas cosas y (excepto en casos muy limitados) Dios permitirá alcanzar a Ministros suyos lugares de autoridad política, pero sí en algunos casos a hijos suyos. Muchos ministros de Dios sueñan con cargos políticos muy altos y gobernar ciudades en este tiempo ¡Cuidado con eso! ¡Sean muy prudentes! Y consulten con Dios en oración antes de aceptar cargos o tomar decisiones. El mundo solo será conquistado completamente cuando Cristo venga a reinar en la tierra con poder y gran gloria.
Si siervos de Dios se equivocan en esto será muy contraproducente para la causa del Señor Jesús.
Sin ninguna duda (y ya está pasando) Dios restaurará los ministerios, Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros.
Esto le costará entenderlo a muchos ministros tradicionales de Dios.
También habrá ministros falsos y también ministros verdaderos que se harán llamar así por su falta de humildad, temor de Dios, desconocimiento de la palabra o simplemente por ignorancia de su llamamiento o posición en el cuerpo de Cristo. Los Apóstoles verdaderos serán y son hombres experimentados, “veteranos de Dios” que amarán a la iglesia en general y aconsejarán a muchos Pastores o siervos de Dios. No amarán ni procurarán el crecimiento de “su” propia iglesia (una fundada por ellos) solamente, sino la obra de Dios en general. Por eso los apóstoles verdaderos serán solo sobreveedores y consejeros de “la iglesia” y no solo de las que pertenecen a “su” ministerio o están bajo "su cobertura”. Pueden ser Pastores de “mega” iglesias, pero (en general), los Apóstoles no son Pastores de una gran iglesia sola con sus muchos anexos, o de denominaciones “propias” fundadas por ellos. Sino que son para todos los cristianos en general. Pueden ser Apóstoles de zonas o de un continente y pueden también tener diferentes áreas de autoridad. Conclusión: Hay Apóstoles hoy y habrá más en el futuro pero no todos los “miles” que se llaman Apóstoles hoy lo son, repito, algunos son sinceros pero están “sinceramente equivocados”. Conozco a pastores jóvenes o recién convertidos que se hacen llamar Apóstoles y solo son “pichones” de Apóstoles o en el futuro lo serán, pero se debe tener mucho temor de Dios y mucha experiencia antes de permitir que se les llame Apóstoles.
Habrá muchos hombres de Dios como Apolos que deberán ser instruidos “mas exactamente en los caminos de Dios” pero no serán falsos hermanos.
Dios no apoyará a los imperios personales con un “gran líder a la cabeza” “no habrá un dueño de la ciudad” espiritualmente hablando, sino que todo será un trabajo en conjunto y sus siervos discernirán la función de cada uno y serán respetados y apoyados. La humildad y (el amor a Dios y a las personas) serán la característica de los verdaderos líderes de Dios se los últimos tiempos.
No deben pensar en ser gobernantes de naciones, porque eso sucederá solo en lugares aislados y solo se cumplirá luego de la venida de Jesús a reinar con poder y gran gloria, luego del tiempo de gran tribulación y de prueba que vendrá para probar a los moradores de la tierra.
A escala mundial la iglesia crecerá y ganará a muchos antes de la venida del Señor Jesús, se emplearán diversos métodos y se aplicará la tecnología los medios de comunicación y el Internet y muchos milagros verdaderos ocurrirán. Esto sucederá también en medio de muchas religiones cristianas tradicionales y esto confundirá a algunos, pero Dios sabe y conoce el corazón de cada uno, aunque su doctrina no sea del todo “perfecta” pero el Espíritu Santo se encargará de guiarlos de a poco (o rápidamente) “a toda la verdad”.
Aumentará la palabra profética, los sueños, visiones y señales de todo tipo tanto en las que son de Dios, como las falsas que provienen del diablo, esto traerá confusión pero “los entendidos comprenderán”.
El Reino de Dios avanzará recogiendo una gran cosecha en medio de gran oposición y algunos verdaderos cristianos serán confundidos en parte por algún tiempo.
Dios estará detrás de todo esto (que ya está aconteciendo en parte) en muchos lugares del mundo y Dios está preparando sus líderes en “lugares ocultos” para luego ponerlos donde deben estar.
Esto irá sucediendo e irá en aumento y cada vez más rápidamente, hasta que se complete el número de los escogidos (y en el tiempo de Dios) y súbitamente e inesperadamente, los que son suyos recibirán a Jesús en el aire (y sus cuerpos serán transformados en cuerpos glorificados) junto con todos los que resucitarán en ese momento con cuerpos glorificados, que ya estaban antes con Dios. 1 Tesalonicenses 4:15-17.
Nuestro trabajo principal ahora es trabajar junto a Cristo con el poder del Espíritu Santo y con su guía, para extender el Reino de Dios por todos los medios posibles, adoptando un espíritu de valentía y de conquista a la manera de Josué. También es un tiempo de preparar y discipular a “los obreros de la gran cosecha que viene”. Dios está trabajando con ellos y haciéndolos pasar por pruebas y por un severo entrenamiento y disciplina para poder utilizarlos más adelante (si usted es uno de ellos y no sabe lo que le está pasando, dele gracias a Dios que le está hablando en este momento, y sea perseverante)
Entonces recogeremos la gran cosecha final y nuestro Señor Jesucristo vendrá por nosotros.

Profecía recibida por el predicador Gustavo Isbert el 24 de Marzo del 2015

0 comentarios:

Si Fuiste bendecido por este sitio por favor dale clic a "Me gusta"